Ginebra : campamentos del polisario, un área sin ley

Desapariciones forzadas, persecución incesante de defensores de derechos humanos, represalias contra opositores, malversación de fondos, reclutamiento de niños, prohibición de la libertad de movimiento … la lista de abusos perpetrados por las milicias del Polisario en los campamentos de Tinduf es muy larga.

Durante una conferencia de prensa celebrada el miércoles por la noche en el Swiss Press Club en Ginebra, los testimonios presentados por ex mandos y prisioneros del Polisario arrojaron una luz cruda sobre los malos tratos y otras prácticas inhumanas y muy graves perpetradas en contra de las poblaciones saharauis rodeadas en medio del desierto en Tinduf con el objetivo de sofocar por todos los medios la protesta y la ira popular en los campamentos.

Los oradores en esta conferencia, organizada por la Liga del Sahara para la Democracia y los Derechos Humanos, al margen del Primer Foro Mundial sobre los refugiados, entregaron dramáticos relatos de trato inhumano, violencia, humillación y represión que sufren los secuestrados de los campamentos de Tinduf, las operaciones de secuestro, los actos de tortura y los castigos físicos y psicológicos perpetrados por los secuaces del Polisario en estos campamentos.

Señalaron la responsabilidad de Argelia de mantener el statu quo en esta área sin ley y la negativa de las autoridades argelinas de proceder al censo de las poblaciones secuestradas en Tinduf bajo la atenta mirada del ejército argelino.

Tomando la palabra, Ahmed Kher, una de las víctimas de la represión en las cárceles del Polisario, describió el clima de represión y terror que prevalece en los campamentos de Tinduf. El Sr. Kher, que pasó 14 años detenido antes de regresar a la patria, se centró particularmente en los métodos de tortura y abusos utilizados por las milicias del Polisario para silenciar cualquier voz que se opusiera a su línea separatista o denunciara sus abusos.

Señaló, además, que las poblaciones de los campamentos de Tinduf, en ausencia de un censo que permita determinar su número según lo deseado por la comunidad internacional, no tienen mapas que definan su estado legal exacto.

“En realidad, se trata de poblaciones secuestradas y mantenidas contra su voluntad en una prisión al aire libre sin ningún documento legal”, dijo, y pidió a la comunidad internacional que intervenga para levantar el apagón de las violaciones en serie de los derechos humanos en esta área “controlados por un puño de hierro por una banda de torturadores y delincuentes”.

Por su parte, Adnan Braih investigó el caso de su hermano, Khalil Ahmed Braih, ex alto mando del Polisario, que estaba a cargo de los derechos humanos antes de ser secuestrado en enero de 2009 en misteriosas condiciones en Argelia , a raíz de una investigación “que debía llevar a cabo sobre la muerte de aproximadamente 160 personas, incluidas mujeres y niños, en los años ochenta y noventa”.

Señaló que el secuestro de Khalil Braih plantea varias preguntas sobre las razones de esta larga omerta impuesta por el liderazgo del Polisario en torno a este archivo, y señaló que la familia de los desaparecidos está llevando a cabo una campaña de información internacional para dilucidar el circunstancias del secuestro.

Por su parte, el presidente de la Liga del Sahara para la Democracia y los Derechos Humanos, Hammada Labaihi, quien vivió durante 40 años en los campamentos de Tinduf, se refirió a la crueldad que reina diariamente en estos campamentos en medio de la privación, la represión, la miseria y la apropiación indebida de ayuda humanitaria.

“Esta reunión tiene como objetivo hacer escuchar las voces de nuestros hermanos y hermanas secuestrados en los campos de Tinduf y exponer las prácticas degradantes que los líderes separatistas han practicado contra los saharauis durante décadas”, continuó. instando a la comunidad internacional a intervenir para poner fin a la terrible experiencia de estas poblaciones que se ven privadas de sus derechos más básicos, en particular el derecho a viajar, expresarse y trabajar en el país anfitrión en violación de las cartas de las Naciones Unidas y Alto Comisionado para los procedimientos de refugiados.

Agregó que el polisario que comete todos estos crímenes “no puede pretender representar a los saharauis, defender sus intereses o hablar en su nombre”.

Otros intervinientes en la audiencia plantearon el reclutamiento militar de niños en los campos de Tinduf. También recordaron los diversos informes de organizaciones internacionales sobre la apropiación indebida por parte del Polisario de ayuda humanitaria y la violación de los derechos humanos.