Lavrov : Moscú está dispuesta a dialogar con Marruecos para la solución del conflicto del Sáhara

Rusia estaría dispuesta a profundizar el diálogo político con Marruecos para la solución del conflicto del Sáhara, dijo el ministro de Asuntos exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, a su homólogo marroquí, Nasser Burita, durante una conversación telefónica.

Durante la llamada telefónica, Lavrov aseguró a su homólogo marroquí la disposición de Rusia a “profundizar el diálogo político con Marruecos sobre cuestiones internacionales y regionales, incluida la solución del problema del Sáhara Occidental”, dijo el Ministerio de Asuntos exteriores de Rusia en un comunicado emitido este martes 26 de noviembre.

Los jefes diplomáticos de ambos países, agrega la declaración, también discutieron formas de fortalecer las relaciones bilaterales y la celebración próximamente en Moscú de la reunión de la 8ª Comisión Intergubernamental Conjunta para la Cooperación Económica, Científica y Técnica.

Cabe señalar que Rusia adopta una posición de mitad cal y mitad arena en el tema del Sáhara, para preservar sus intereses económicos y financieros con Argelia, de la cual es el mayor proveedor de armas, y con Marruecos que sigue siendo un socio estratégico para Moscú.

Es en este contexto que Rusia ha optado por abstenerse, como Sudáfrica, un gran aliado de Argelia y el Polisario, en la votación del 30 de octubre, de la Resolución 2494 en el Consejo de Seguridad, bajo el cual el mandato de la MINURSO ha sido renovado por un año.

Rusia fue el único de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad que optó por la abstención, aparentemente para evitar a los dirigentes de Argelia, que también es el principal defensor del Polisario en las Naciones Unidas y en otros foros.

Sin embargo, el creciente acercamiento de Marruecos con Rusia por Vladimir Putin, y sus esfuerzos para convencer a los dirigentes de Moscú de moderar sus compromisos con el Frente Polisario, están comenzando a dar sus frutos.

Como recordatorio, la presidencia rusa se había abstenido formalmente de invitar al Polisario a la primera edición de la cumbre Rusia-África celebrada del 22 al 24 de octubre en Sochi y Moscú dá prueba durante mucho tiempo de una tímida neutralidad en el tema del Sáhara.