El ex jefe de la inteligencia francesa revela la animosidad del régimen argelino contra Marruecos

En su libro escrito por la edición francesa Plon bajo el título: “El sol no se levanta en el Este”, Bernard Bajolet, ex jefe de la Dirección General de Seguridad Externa (DGSE) y ex embajador de Francia en Argel, expone los sentimientos de animosidad que siente el régimen argelino hacia su vecino marroquí y su integridad territorial.
En este libro editado un año después de su partida en 2017 de la DGSE que dirigió desde 2013, Bernard Bajolet, demuestra evidencia en apoyo, cómo las relaciones de Francia con Marruecos y su posición en el Sáhara Occidental obsesionan grandemente los apparatchiks argelinos octogenarios.
Bernard Bavolet, también conocedor de los secretos del poder en Argelia, que fue embajador entre 2006 y 2008, afirma haber detectado desde su primer encuentro con el presidente Buteflika, la extrema sensibilidad de los dirigentes argelinos a las excelentes relaciones franco-marroquíes y a la posición del Elíseo en el problema del Sahara.
“En nuestra primera reunión, en diciembre de 2006, unos días después de mi llegada, le conté (al presidente Buteflika, nota del editor) el mensaje de amistad, estima y afecto que el presidente Chirac me había dado para transmitirle”.
Pero este gesto, dijo, no era del agrado del presidente Buteflika, quien respondió en un tono de profundo arrepentimiento que “nos han hablado de relaciones privilegiadas con Argelia. Pero en realidad, los privilegios se han reservado para Marruecos y Túnez. Argelia, ella, no vio nada.
Apenas llegado a Argel, Bernard Bajolet rápidamente se dio cuenta de la complejidad de su tarea como embajador, debido a la posición de su país en el conflicto del Sáhara Occidental y el perfecto entendimiento franco-marroquí.
Además, dijo, “el Sáhara Occidental fue uno de los primeros temas que planteó” como embajador de Francia ante el presidente Buteflika. Luego confesó con pesar y amargura que “París siempre ha apoyado la posición marroquí desde la época del presidente Giscard d’Estaing” en este conflicto.
Bernard Bajolet enfatiza a este respecto, la existencia de “una lucha de influencia sobre el Sahara Occidental” entre Marruecos, “desfavorecido por el reparto colonial del desierto”, y Argelia “que instrumentaliza al Polisario” incitandole a “defender el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui”.
A principios de los años 90, mientras era subdirector de África del Norte y Medio Oriente en el Quai d’Orsay, Bajolet dijo que se había comprometido a “reunirse secretamente en un hotel de París, con dirigentes del Polisario”.
Pero “este intento no tuvo éxito”, añadió, por la sencilla razón de que el poder de decisión está en manos de Argel, no del Polisario que se contenta con desempeñar el papel de marioneta en la cuestión del Sahara Occidental.

© 2018 Sahara Noticias. Todos los derechos reservados. Site Admin · Entradas RSS · Comentarios RSS